LaravelWordpress.com

Website de David, programador experto en PHP, Wordpress y Laravel.

Publicado el 19 abril, 2018

Netflix ha estrenado en su plataforma americana, la serie documental Wild Wild Country. No se si en España se habrá estrenado. El caso es que la he podido ver y me ha parecido muy interesante.

Las historias de sectas siempre me han interesado mucho, siempre me han provocado un, quizás malsano, interés.

También hace cosa de un mes, un canal americano estrenó una serie ficticia llamada Waco que se basaba en lo ocurrido con los seguidores de David Koresh. Los de mi edad recordarán aquellas imágenes del FBI entrando en la casa en llamas de los Davidianos en Texas. El caso es que parece que el tema de las sectas está generando buenas series, tanto recreadas como documentales.

Pero bueno, esa es otra historia que me lío. Yo en este post quería hablar de Wild Wild Country, el documental que explica la imposible comunidad montada en Oregón, de acólitos de Osho.

Detrás de un gran Osho siempre hay una gran mujer

Yo lo único que conocía de Osho era que había sido un gurú al que le gustaban mucho los Roys Royce y que había tenido muchos seguidores. Que algunos comentarios acerca de los deficientes mentales y de la homosexualidad, habían sido más que polémicos y poco más. Recuerdo especialmente un capítulo de los Simpsons en que parodiaba la comunidad que se había montado en Oregon cerca del pueblo Anthilope.

Osho

No os contaré nada más porque no quiero espoilearos la serie, os recomiendo que la veáis porque está muy bien hecha, es muy imparcial, y como siempre, demuestra que detrás de un gran maestro siempre hay una gran mujer. Y que las historias de amor pueden empezar muy bien y acabar fatal.

Porque la conclusión a la que he llegado es que, el gurú que pueda parecer más elevado, es humano, y cualquier comunidad espiritual que sigue a un lider, por bienintencionado que sea éste o su mensaje, puede ser malinterpretado, distorsionado, arruinado y contraproducente. Y que el éxito del sistema de vida americano viene dado, en su gran mayoría, por la creencia de que tienen los americanos a que es el mejor del mundo. Cuando sus fallos siempre han sido más que evidentes, sobre todo en relación a las armas y a la violencia.

Que todo lo que empieza bien no tiene porque acabar bien. Y que, al final, el ego humano, con sus miedos, sus inseguridades, lo estropea todo. Pero no pasa nada, la vida es así. Lo bueno no dura siempre. Quizás la gran lección que me llevo de esta serie es que más que intentar arreglar las cosas o la vida de la gente, lo que hay que hacer es aprender a aceptarlo todo.

En la foto, Osho en la imagen promocional de wild wild country. A continuación trozo del capítulo de los Simpson parodiando lo sucedido en la comunidad de Osho.


Contacto

Hola, me llamo David y soy un programador experto en PHP, Wordpress y Laravel.
Puedes ponerte en contacto conmigo al móvil / whatsapp +34 692 40 21 62.
Puedes ver mi Linkedin, o también enviarme un mensaje con el siguiente formulario.
Gracias.